Casa danzante de Praga

Scrivi un commento per primo / di Carlo Galici / aggiornato: 20 abril 2021

La Casa danzante de Praga

Praga es una ciudad sinuosa y enigmática que no deja de sorprender, sorprendiendo a muchos niveles a un turista que exige el infinito y más allá del destino elegido (solo por mencionar una famosa película de animación).

¡Dicho y hecho! Entre los palacios antiguos, los barrios misteriosos y las sugestivas redes urbanas, hay algo extremadamente fascinante que se revuelca en lo increíble y que salta inmediatamente a la vista: es la Casa Danzante, ubicada en la esquina entre Rasinovo Nabrezi y via Resslova, a lo largo de el terraplén del omnipresente río Moldava.

El concepto estructural

La construcción arquitectónica mezcla el estilo surrealista con la concepción deconstructiva, cabalgando las paradojas formales en la visión de una forma que va más allá de los cánones habituales para dar auténticos pasos futuristas.

Allí está, la “Casa Danzante”, diseñada por el arquitecto checo-croata Vlado Milunic en colaboración con su colega canadiense Frank Gehry y terminada entre 1994 y 1996.

Este edificio se abrió paso inmediatamente al desarraigar conceptos normales en virtud de una nueva comprensión de la modernidad, superando los límites del clasicismo y favoreciendo el poder del materialismo imaginativo: es decir, es un modelo que dinamiza formas idealizadas e imaginadas que, en este caso , se refieren a la visión de una pareja en el acto de bailar juntos, tomados de la mano al unísono.

No es casualidad que muchos hayan asociado este “baile inmóvil” con la vivacidad dinámica del mítico dúo formado por Fred Astaire y Ginger Rogers, tanto que apodaron el edificio Ginger & Fred, nombres nobles atribuidos respectivamente al Edificio en vidrio y a el Edificios de piedra.

Historia

Originalmente, la base albergaba una casa del siglo XIX totalmente impregnada por el estilo neorrenacentista, al menos hasta que los bombardeos ocurridos al final de la Segunda Guerra Mundial la destruyeron, salvando solo la colindante residencia Art Nouveau de Vaclav Havel, presidente entre el fin de Checoslovaquia y los albores de la recién formada República Checa.

La extravagancia de la Casa Danzante, para bien o para mal, nunca ha dejado indiferente a nadie y durante mucho tiempo su presencia ha dado lugar, a pesar de sí misma, a debates y disputas que forman parte de una diatriba que ha antepuesto la tradición a la innovación, haciendo que finalmente prevalezca el segundo y favoreciendo así la permanencia del edificio, reuniendo hoy una serie de oficinas y un restaurante francés ubicado justo en la azotea, desde el cuál la vista sobre toda la ciudad emociona como pocas otras cosas en Europa.

El edificio

La Casa Danzante se entiende como una estructura capaz de combinar una trivalencia de intereses coincidentes con tantas áreas de atención:

Restaurante

El restaurante Ginger & Fred (que ocupa los dos pisos superiores), cuenta con un ambiente elegante, climatizado y luminoso gracias a amplios ventanales colocados en tres lados, ofreciendo menús con clase que se adhieren a la tradición pero con amplios matices internacionales necesarios para satisfacer las demandas de un turismo global: por eso se sirven platos a base de pescado de agua dulce y de mar, así como platos de caza, pierna de cordero, pato, filetes de ternera, quesos franceses y postres, todo eso acompañado de una muy fina selección de excelentes vinos.

Existe la posibilidad, especialmente durante el verano, de almorzar y cenar en la terraza panorámica, pero es cierto que el clima bailable de Praga nunca da garantías, por lo que se recomienda encarecidamente no reservar al aire libre para evitar sorpresas desagradables.

Galería de arte

La galería (con exposiciones y muestras centradas en la exhibición de obras de arte impregnadas de creatividad de diferentes épocas, especialmente de los años 70 y 80, crisol de expresiones internacionales polifacéticas).

El hotel

El hotel en particular es muy popular y ocupa dos pisos de la Casa Danzante, distribuyendo estratégicamente 21 habitaciones con un diseño futurista que, a pesar del carácter rico de los interiores, es asequible para muchos turistas que reservan la habitación meses antes de la llegada, para ganar una espléndida hospitalidad, comodidades exclusivas y una maravillosa vista del Castillo de Praga, pero también del Puente de Carlos y el río.

Mapa y como llegar

Si está en Praga, no se deje rogar y se apresure a admirar un ejemplo de genio humano bastante inescrupuloso.

Llegar es fácil: la Casa Danzante se encuentra a pocos metros de la estación de metro Korlovo Namesti (toma la línea amarilla B). En la superficie, circula el tranvía 17, que se detiene en las inmediaciones.

Mapa: que ver cerca

   

Quanto hai trovato utile questo articolo?

1 stella2 stelle3 stelle4 stelle5 stelle (Lascia un voto per prima/o)
Cargando...
   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.