Museo Kafka, Praga

Museo Franz Kafka, Praga

Deja por primero un comentario / de Carlo Galici / actualizado: 16 April 2022

Una exposición permanente está dedicada a uno de los máximos exponentes de la literatura del siglo XX que ensalza su obra dentro de los marcados límites del cordón histórico-literario.

Es el gran escritor modernista Franz Kafka (Praga, 3 de julio de 1883 – Kierling, 3 de junio de 1924) y el panteón que resucita su eterna fama es el museo homónimo con su exposición titulada La ciudad K. Franz Kafka y Praga.

Quienes, entonces, sean hallados en posesión de estas cantidades de estupefacientes, ya que cometen una infracción a la ley, dejarán de tener antecedentes penales limpios y en ellos se encontrarán rastros de este delito.

Aunque la ley checa es bastante “generosa” en el campo de las drogas, no hay Coffee Shop en Praga, como las que puedes encontrar en Ámsterdam, pero las drogas blandas aún se pueden encontrar con bastante facilidad, tanto en las distintas plazas de las ciudades, que en algún club o discoteca de la capital checa, donde junto a la cerveza, quizás, puedas comprar marihuana o yerba.

En Praga, sin duda, encontrar drogas blandas no es tan fácil como en una ciudad holandesa, donde todo es legal y está autorizado, pero sin embargo este es uno de los cuatro países con mayor crecimiento de consumidores de cannabis.

Los datos estimados revelan que casi medio millón de checos consumen marihuana de forma tranquila y habitual, sin que las autoridades les impidan especialmente y sin provocar ningún tipo de alboroto en el resto de la población, que no tiene este hábito.

Pero ¿de qué depende toda esta tolerancia, tanto por parte de la ley como por parte de la opinión pública?

Según la forma de pensar de los checos y, por tanto, de los habitantes de Praga, quien consume habitualmente drogas blandas, como la marihuana, es considerado como alguien que es poco probable que se incline a cometer delitos relacionados con el mundo de la drogas y, además, se suele pensar que los daños que resultan del uso de otras drogas ilegales y mucho más pesadas son mucho más graves que los que pueden derivarse de un uso prolongado y constante de estas sustancias más ligeras.

Las estimaciones, con más detalle, revelan entonces que las personas de entre 15 y 34 años, unas 60 mil, consumen hierba y hachís todos los días y esto ocurre sobre un total de unos 10 millones y medio de habitantes.

Una práctica, por tanto, bastante frecuente y también consolidada en la población más joven del país y esta costumbre hace que incluso quien va a Praga pueda adaptarse fácilmente y sin correr el riesgo de toparse con desagradables “percances” con las autoridades locales.

Información útil

El museo está abierto todos los días desde las 10 hasta las 18. La entrada tiene un costo total de 200 coronas (7,50 €), reducido en 120 coronas (4,50 €) y familia de 540 (20,00 €).

Donde esta y como llegar

La dirección exacta del museo es Cihelná 2b, Praha 1 – Malá Strana, 118 00, en la orilla del Vltava.

Puedes llegar tomando el metro Malostranska, que para justo enfrente de la entrada al Palacio Wallenstein.

Desde aquí hay que caminar por Letenska hasta la primera bifurcación. Después es necesario girar a la derecha en U Lezickeho Seminare y luego, en la bifurcación de la carretera, girar a la izquierda en Cihelná, la ruta directa al museo.

La zona es servida también por el tranvía 22 pero en cualquier caso es recomendable dar un paseo para llegar a tu destino con mucha más facilidad sin perderte nada en el distrito de Praga.

Sede

Originalmente establecido en Barcelona en el ahora lejano 1999 y replicado en 2003 en el Museo Judío de Nueva York, se encuentra desde 2005 en el extraordinario útero de la Fábrica de Ladrillos Herget en Praga, el lugar de nacimiento del famoso escritor, representando así a el último capítulo del ciclo de exposiciones en homenaje a los grandes héroes de la literatura mundial, entre los que se encuentran James Joyce (radicado en Dublín) y Fernando Pessoa (homenajeado en Lisboa).

Todos los lugares han sido visitados por miles de turistas, deseosos de conocer más sobre la vida y la personalidad del genio checo.

Itinerario de la visita

Es una hermosa exposición que contiene la esencia misma de Kafka que guarda celosamente su integridad a través de una descripción detallada que consta en gran parte de sus grandes obras, estrictamente primeras ediciones, junto con una vasta correspondencia, documentos diarios, manuscritos originales, dibujos y fotografías en un unicum estimulante de testimonios nunca antes publicados.

Las implementaciones más modernas y actualizadas, en síntesis ejemplos tridimensionales, un penta ciclo de audiovisuales y una estudiada banda sonora de acompañamiento para uso público integran este interesante recorrido.

El itinerario intramuseal se bifurca en dos tramos diferenciados: el primero toma el nombre de Espacio existencial y gira en el lado más específicamente biográfico, contextualizando la anecdótica existencial del escritor dentro del caleidoscopio histórico de los hechos de la época en Praga; el segundo, Topografía imaginaria, analiza la imagen más estrictamente metafórica nacida de la filosofía física kafkiana.

El viaje se desarrolla a partir de una zona caracterizada por la celulosa vieja para llegar poco a poco a un visionado mucho más atractivo por ser multimedia e interactivo, construido sobre una serie psicodélica de imágenes, sonidos y tecnologías museísticas objetivamente vanguardistas, adhiriéndose a las necesidades del visitante moderno: los efectos sonoros que reproducen el zumbido de los insectos, los ruidos extraños y la iluminación tenue crean una tensión electrizante, una emoción y la piel de gallina de clara inspiración kafkiana.

Por esta peculiar razón de participación, el museo también cuenta con una tienda propia muy bien surtida, donde se venden libros y obras biográficas de Kafka, o novelas (el tríptico formado por El proceso, El castillo y América) y cuentos.

La Metamorfosis (una de las cien obras literarias más leídas de la historia) que lo lanzó al panorama de ilustres personalidades, y con él la ciudad que tácitamente sirvió de telón de fondo a sus apreciadas elucubraciones intelectuales.

La fuente

La fuente del Museo Kafka, Praga
La fuente del Museo Kafka, Praga

En plena lógica kafkiana (aquí casi se toca el oxímoron), se justifica la presencia de la curiosa fuente ubicada en el patio de la fábrica de ladrillos de Herget, creada por el excéntrico artista David Černý.

La escena se revela a los visitantes bastante pintoresca: en un estanque que imita la forma de la República Checa quedan dos figuras humanas de bronce en el acto de orinar una frente a la otra.

La animación se realiza gracias a un mecanismo eléctrico que hace girar los lados de los protagonistas, levantando también sus defectos recíprocos de tal manera que los oriente en la escritura sobre el agua de las letras conformando algunas de las célebres citas aducidas al escritor.

Incluso puede enviar un mensaje de texto al mecanismo con palabras u oraciones completas que desee que se reproduzcan.

Extravagante o no, la fuente suscita las reacciones más dispares y con ellas la sana hilaridad, apta para diluir los graves altibajos que se perciben en el museo.

Mapa: qué ver cerca

 

¿Cuanto te resultó útil este articulo?

1 stella2 stelle3 stelle4 stelle5 stelle (Lascia un voto per prima/o)
Loading...
   
   

Quanto hai trovato utile questo articolo?

1 stella2 stelle3 stelle4 stelle5 stelle (Lascia un voto per prima/o)
Loading...
   

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.